+34 91 549 26 55

Bienvenido a Visor Libros

Romancero de Palacio (siglo XVI)

Autor anónimo
Colección Ediciones Especiales
Fecha de edición 1999
Nº páginas 432 páginas
Medidas 22 x 17 x 2,9 cm.
Acabado Tapa blanda
ISBN 978-1-893748-00-2

Disponibilidad: En existencia

30,00 €

Información

Llámanos al 91 549 26 55 si necesitas más información.

Envíanos un correo electrónico si tienes alguna pregunta.

Descripción

Detalles

     Los cancioneros editados por el profesor Labrador Herraiz (en colaboración con DiFranco) tienen muchas cualidades: la primera es que son ediciones muy finas y escrupulosas. Están muy sólidamente fundamentadas sobre un trabajo incansable, obsesivo, de búsqueda y localización en bibliotecas y archivos, de reproducción, trascripción, catalogación, filiación, de cada uno de los poemas: labor que queda esplendorosamente concentrada, magníficamente al descubierto, en los colosales aparatos críticos que coronan cada volumen, y que ofrecen un caudal increíble, imposible de encontrar en ningún otro sitio, de información sobre fuentes, autorías, atribuciones, variantes, ramas, glosas, poemas emparentados, ediciones antiguas y modernas, antologías, estudios... Los últimos títulos publicados, los que se benefician de la acumulación de informaciones y de saberes que han ido sedimentando al paso de tantos años de trabajo, son absolutamente apabullantes en ese sentido: nadie que no haya trabajado directamente con estos difíciles y polvorientos materiales, haciendo todo el recorrido desde su localización en alguna remota ficha de biblioteca y desde su exhumación hasta su edición, es capaz de imaginar ni de valorar los tiempos y los esfuerzos que hay detrás de las intimidadoras listas de signaturas y de referencias concordadas que Labrrrador y DiFranco asocian a cada poema.

  Pero acaso el mayor mérito que tiene esta labor de recuperación y de reivindicación de este repertorio no oscuro pero sí oscurecido de la historia de nuestra poesía es que se ha centrado sobre fuentes manuscritas, y no sobre fuentes impresas. No es que estas últimas no den un trabajo inmenso ni ofrezcan problemas ni resistencias, a veces sumamente complejos, a la hora de la recuperación y de la edición. Pero sí que es cierto que esos problemas se multiplican, a veces de manera exponencial, cuando la fuente es manuscrita: porque el estado de la cuestión catalográfica estaba mucho menos desarrollada en el terreno del manuscrito; porque los problemas de lectura y trascripción suelen ser mucho más peliagudos y comprometidos en el caso del manuscrito; porque los manuscritos son, por lo general, ejemplares únicos, lo que expone mucho más a las dificultades que plantean borrones, tachaduras, lagunas, mutilaciones, etc., sin que haya la posibilidad, que sí ofrecen por lo general los impresos, de recurrir a otros ejemplares para hacer cotejos.

Otros libros del mismo autor...

Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies. Más información